ISIDORO YA ESTÁ CASI GUAPO

LOS ANCESTROS CARPINTEROS DE LOS DEL SAN ISIDORO

Dado que los caracteres adquiridos no se heredan, el día 29 de mayo de 2.012 puede fijarse como fecha donde se demostró estadísticamente que las familias del San Isidoro proceden de un homínido con una modificación genética carpintera cuya habilidad con la madera le hizo progresar dentro de la especie, y más concretamente en la zona del Bajo Guadalquivir.

En anteriores convocatorias se había constatado el gusto por el trabajo manual, incluso la necesidad del mismo mientras más físico mejor, pero el olor a serrín de ayer nos llevó al éxtasis, a la felicidad casi absoluta. No importó el calor ni lo incómodo de algunas posiciones, era coger una lija o una sierra o una brocha para barnizar (ay los efluvios del barniz...), y encontrar tu lugar en el mundo.

Quizá fuera la belleza del objetivo o del objeto, que andan a la par. El primero por generoso: estábamos haciendo un árbol para otro cole sin sombra ya que el nuestro nos lo trajeron casi hecho; y el segundo no hay más que verlo en el patio pequeño de nuestro cole presidiendo desde ya las carreras de nuestros hijos.

Pero además hemos incorporado al patio rayuelas y laberintos y huellas que seguro despertarán la imaginación durante los recreos como la despertaban entre los pintores y las pintoras que al mismo tiempo que las hacían jugaban con ellas. En esos momentos era muy bien venido el calor y la temperatura del suelo que secaba la pintura según tocaba la superficie.

No podemos acabar esta crónica sin dar ánimo a los que enfermaron. Fueron muchas horas cabeza abajo y la tensión de muchos pasó factura, eso sí las bajas fueron de mayores que han perdido la flexibilidad en las rodillas y se solventaron en la mayoría de los casos con un vaso líquido fresquito o con los manjares caseros que nunca faltan. Quizá la posibilidad de permanecer en cuclillas está en los genes pero está claro  que es necesario entrenamiento para adquirirla o al menos para no perderla.


video









No hay comentarios:

Publicar un comentario